Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para una mejor experiencia,

coloca el dispositivo en posición vertical.

Lo sentimos, nuestra web no funciona en versiones antiguas de Internet Explorer. Por favor, actualiza tu navegador o utiliza uno diferente.

21 de julio, 2020

Verano con queso

Hoy queremos explicaros por qué el verano es una época fantástica para degustar quesos.

Llevamos ya unas semanas de calor, de ambiente veraniego, de aplicarnos el protector solar y de escapadas al aire libre para pasarlo bien con nuestra familia y amistades. Y vosotros, ¿cómo estáis pasando este peculiar verano?, ¿sois más de playa o de montaña?

En realidad, no tenemos por qué renunciar a ninguna de las dos, son perfectamente compatibles y, en Asturias, aún más puesto que tenemos el privilegio de que la naturaleza haya unido el impresionante monte con una costa espectacular y única.

¡Pues lo mismo pasa con el queso! Que no tenemos por qué renunciar a él durante el verano, porque, aunque nuestro cuerpo nos pida alimentos fresquitos y ligeros, hay muchas formas de combinarlos con el queso. Además, es importante recordar que...

  • Es muy rico en proteínas, y las proteínas frenan la pérdida del tono muscular.

  • Los lácteos ayudan al cerebro. ¡Perfecto para recuperar energía en vacaciones!

  • Fortalece los dientes. Gracias al calcio luce una sonrisa perfecta en tus selfies veraniegos.

  • Tiene vitamina D, que entre muchos otros beneficios, refuerza el sistema inmunológico.

  • El ácido láctico protege la piel. Conocido por su efecto peeling y por reducir los efectos del fotoenvejecimiento. ¡Te ayudará en las largas jornadas de sol!

Y ahora que sabemos todos los beneficios que puede aportarnos el queso en estas épocas del año, vamos a disfrutar de él... Os presentamos 5 ideas para incluirlo en vuestra dieta de verano.

1. La tabla por excelencia. No importa si sois de cerveza fresquita, de vinito, sangría, de sidra o sois más de refrescos, porque todas las bebidas maridan perfectamente con una rica tabla de quesos. Distintas variedades preparadas de forma atractiva para la vista y listas para comer. ¡Todo un placer!

2. Ensaladas en todas las ocasiones. ¿Existe alguna comida más veraniega que la ensalada? El queso va de maravilla con casi todas ellas, les aporta textura y mucho sabor. En casa, y también en nuestras salidas, no puede faltar una ensalada de esas que llevan de todo. Añade el toque final con un poco de queso y lo agradecerán.

3. Las cremas frías. El gazpacho u otras cremas frías como la vichyssoise son ideales para combatir el calor. ¿Sabías que si echas unos trocitos de queso al gazpacho le confieren un toque especial y muy sabroso? También hay varias recetas de vichyssoise elaboradas con queso para chuparse los dedos.

4. Gratinados. Aunque con este calor lo último que nos apetece precisamente es estar cerca del horno, no todo va a ser comida fría por muy verano que sea. Así que imagina, por ejemplo, una fuente de verduritas asadas cubiertas por unas deliciosas lonchas gratinadas de cualquiera de nuestras variedades de queso. ¡Exquisitas!

5. Para el postre. Tartas de queso, acompañando la fruta fresca, o simplemente con un chorrito de miel. Muchos de los postres que conocemos contiene queso, pero... ¿hay algo más típico del verano que los helados? Pues sí, es posible preparar un estupendo helado de queso. Y está riquíííííísimo. ¡Os prometemos la receta en breve!

 

Consejo extra... Una loncha de queso es un excelente tentempié para recuperar fuerzas entre horas.

Ya veis que son muchas más las opciones para disfrutar de este alimento imprescindible en esta época del año, incluso un tradicional bocadillo de queso cuando estás de excursión sabe que alimenta. ;)

Y recordad que, para mantener todo su sabor, el queso necesita de unos determinados cuidados y precauciones, especialmente en verano, cuando las altas temperaturas amenazan su conservación. Debe guardarse a una temperatura que no modifique sus propiedades, que no altere ni su textura, ni su aroma, ni su sabor. Lo más práctico y seguro es guardarlo en la nevera. Puedes documentarte sobre ello en nuestro artículo de abril: Una correcta manipulación del queso.

Como ya sabéis, en Monteverde apoyamos la campaña 3 lácteos al día impulsada por la Organización Interprofesional Láctea y que señala la importancia de consumir estos productos como fuente de nutrientes imprescindibles para el organismo, dentro de una dieta variada y saludable. Comer queso es esencial durante todo el año y en verano no solo eso, sino que es... ¡todo un placer!

Toma nota de todos estos consejos y pasa un verano con queso formidable.