Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para una mejor experiencia,

coloca el dispositivo en posición vertical.

Lo sentimos, nuestra web no funciona en versiones antiguas de Internet Explorer. Por favor, actualiza tu navegador o utiliza uno diferente.

23 de abril, 2020

Pechugas de Pollo Rellenas con Queso Berenguela

A continuación, todo lo que necesitas para disfrutar de este rico plato de carne blanca y verduras. ¡Y por supuesto, con nuestro queso!

Receta preparada por nuestro amigo el cocinero Christian González.

INGREDIENTES

  • 2 pechugas de pollo (4 medias)
  • 12 tomates confitados en aceite
  • 100 g de Queso Berenguela bajo en grasas en lonchas
  • 1 calabacín
  • 3 chalotas
  • 200 ml de vino tinto
  • 100 ml de vermú de color
  • Harina de maíz refinada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de hierbas aromáticas (orégano, tomillo, albahaca) etc.
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Perejil fresco

ELABORACIÓN

1. Pelar y picar las chalotas muy finamente. Pocharlas en un cazo con un chorrito de aceite a fuego suave unos 10 minutos.

2. Añadir el vermú de color y el vino tinto, sazonar y dejar reducir durante 20 minutos a fuego suave.

3. Cortar el calabacín en lonchas de ó centímetro de grosor, bien sea con una mandolina o a cuchillo. Freírlas en una sartén con tan solo una pizca de aceite.

4. Escurrir sobre una fuente y cambiar a una bandeja apta para horno. Sazonar.

5. Mezclar en un bol las hierbas aromáticas (orégano, tomillo y albahaca) con el vinagre y un chorrito de aceite. Verter la mezcla sobre los calabacines y macerar.

6. Abrir media pechuga (como si fuera un libro) sin llegar a separarla del todo. Rellenar con 3 tomates en aceite y lonchas de Queso Berenguela. Atar con cuerda de cocina o cerrar con palillos. Repetir este paso con las otras pechugas.

7. Colocar en una bandeja apta para el horno, salpimentar y regar con un chorrito de aceite. Hornear a 180° durante 30 minutos.

8. Introducir los calabacines en el horno cuando al pollo le resten 5 minutos.

PRESENTACIÓN

En el momento de servir, diluimos una cucharadita de harina de maíz refinada en un poco de agua fría para ligar la salsa. Le damos un hervor y la pasamos por la batidora y un colador fino para dejarla suave y aterciopelada.

Todo el juguito que sueltan las pechugas al hornear se lo podemos añadir a la salsa para potenciar aún más su sabor.

Serviremos en cada plato media pechuga rellena, salseamos y acompañamos con unas lonchas de calabacín. Adornamos los platos con unas hojas de perejil o cualquier tipo de hoja verde.

Y ya está todo listo para sentarnos alrededor de la mesa a degustarlo…

 

Entradas relacionadas