Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para una mejor experiencia,

coloca el dispositivo en posición vertical.

Lo sentimos, nuestra web no funciona en versiones antiguas de Internet Explorer. Por favor, actualiza tu navegador o utiliza uno diferente.

18 de abril, 2022

Pechugas de pollo rellenas de jamón y Queso Tres Oscos

Carne, jamón y mucho queso. Pasados por harina, huevo y pan rallado y… fritos en aceite. Son muchas las elaboraciones de nuestra cocina más próxima que comparten estas características: sanjacobos, flamenquines, cordon bleu y, como no, nuestros adorados cachopos.

Todas estas elaboraciones se asemejan bastante pero cada una tiene sus particularidades y orígenes distintos, y el tipo de carne varía en todas ellas. Hoy hemos elegido unos sencillos libritos hechos con filetes de pollo, una variedad perfecta para incluir en el menú de la 
semana.

Además… de los buenos quesos, las mejores lonchas. Elabóralos con tu queso favorito con nuestra selección de quesos en lonchas Tres Oscos: tierno, bajo en sal y sin lactosa.


INGREDIENTES

• Filetes de pechuga de pollo (2 por pieza)
• Jamón york (1 loncha por pieza)
• Queso Tres Oscos en lonchas 
• Huevos
• Pan rallado
• Harina
• Aceite de oliva
• Pimienta
• Sal


ELABORACIÓN

1. Empezamos salpimentando nuestro filetes de pollo. Si hemos comprado la pechuga entera, tendremos que filetearlos. Es importante que el filete tenga el grosor adecuado, ni muy fino ni muy ancho, para que al freírlo adquiera la textura crujiente deseada.

2. Primero, cubrimos uno de los filetes con el queso.

3. Después, añadimos una rodaja de jamón cocido doblada a la misma medida que el filete y repetimos de queso por encima. Por último, tapamos con el segundo filete de pechuga de pollo. Podemos elaborar tantas piezas como sean necesarias, calculando 
una o dos por persona.

4. Con cuidado de que no se abran, cogemos los libritos y los pasamos por harina para sellarlos un poco.

5. Batimos el huevo, le echamos una pizca de sal y mojamos bien en la mezcla los filetes rellenos.

6. Por último, los pasamos por pan rallado.

7. Vertemos abundante aceite de oliva en una sartén y freímos por las dos caras unos minutos, el tiempo justo para que los filetes queden dorados. 

8. Para finalizar, al retirarlos de la sartén, los pondremos siempre sobre papel de cocina absorbente. De este modo, evitaremos el exceso de aceite y nos quedarán más crujientes. 

9. ¡Ya podemos servir!

 

TRUCOS PARA QUE QUEDEN EN SU PUNTO

• Un truco para que el relleno no se salga durante el cocinado y que el empanado se asiente bien en el pollo es congelar los libritos durante 10 minutos o meterlos en la nevera una hora antes de freírlos.

• La temperatura del aceite debe ser la adecuada: no debemos calentar excesivamente el aceite. De este modo, se dorarán pero no se quemarán, y quedarán bien jugosos por dentro.

• Si vamos a freír varias piezas, lo mejor es limpiar el aceite de restos de rebozado entre una tanda y otra. Al filtrar el aceite, evitaremos que los restos de pan se vayan requemando en la sartén.


Fácil, casero y delicioso… ¿Qué más se puede pedir?

Entradas relacionadas

Suflé de queso y pimiento

Nuestro Queso Tres Oscos es excelente para elaborar estos sencillos y deliciosos suflés, perfectos para cualquier ocasión.

09/08/2022