Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para una mejor experiencia,

coloca el dispositivo en posición vertical.

Lo sentimos, nuestra web no funciona en versiones antiguas de Internet Explorer. Por favor, actualiza tu navegador o utiliza uno diferente.

26 de octubre, 2020

Cuidándonos… ¡también teletrabajando!

Muchas personas se vieron irremediablemente abocadas a trabajar en sus hogares durante el confinamiento. Para muchas de ellas fue solo un paréntesis en su vida laboral. No obstante, esta situación ha puesto en valor los beneficios que una cultura de trabajo en remoto puede aportarnos: el ahorro de costes y tiempo de traslados, la flexibilidad y la reducción del impacto medioambiental.

Estas ventajas estaban, hace unos meses, reservadas solo para unos pocos freelancers o pequeños artesanos, pero ahora, incluso algunas empresas han establecido unos días a la semana para que sus empleados puedan disfrutar de ellas. Sin embargo, no todo es tan fácil como parece…

Es conveniente marcar una serie de pautas y no descuidar aspectos fundamentales para la salud, tanto física como mental, como la realización de ejercicio o lo que nos ocupa hoy: nuestra alimentación.

Primer paso… intentar establecer la misma rutina que trabajando fuera de casa.

Puedes, por ejemplo, programar las comidas de toda la semana y así no te alimentarás de lo primero que encuentres en la nevera. Establece unos menús variados y con gracia, eso añadirá una motivación extra a tu descanso para el almuerzo. Puedes consultar nuestras recetas para coger ideas.

Según tu horario, quizás necesites algún tentempié entre las comidas principales. Para ello es positivo buscar opciones nutritivas que te permitan seguir tu jornada con vitalidad. El frigorífico y el armario de las galletas están ahí, tentándote, pero debes controlar el consumo, sobre todo, de alimentos con azúcar y procesados. Es cierto que te saciarán al momento, pero poseen un componente adictivo no muy recomendable.

Hoy te proponemos distintas clases de tentempiés que te ayudarán a matar el gusanillo de forma saludable.

La fruta, siempre. Una maravillosa y refrescante fuente de vitaminas con propiedades antioxidantes. Procura comprar producto de temporada ya que, al madurar de manera natural, es mucho más sano. Además, conserva todos los nutrientes y su sabor es infinitamente más rico.

Algunas verduras y hortalizas pueden ser el snack perfecto y, sobre todo en días de calor, ya que aportan un punto de frescor. Palitos de zanahorias o apio, tomates cherry, unas rodajas de pepino, endivias… Cuanta más variedad, mejor: al cambiar de sabores, evitarás aburrirte.

Los encurtidos, grandes desconocidos y una excelente alternativa para picar. Aportan muy pocas calorías, apenas grasa y son muy ricos en bacterias probióticas favorables para tus defensas. Los más conocidos son las aceitunas aliñadas, los pepinillos, las zanahorias, las cebolletas, las alcaparras e incluso los ajos.

Hemos dejado lo mejor para el final… ¡el queso!

Es sin duda una estupenda opción. Una porción de queso concentra todas las propiedades nutritivas de la leche: calcio y proteínas de excelente calidad. Recuerda, además, que los expertos en nutrición recomiendan consumir tres raciones de lácteos al día. Para esta ocasión en la que hablamos de teletrabajo, te ofrecemos una línea de productos que te encantará: si te gusta lo saludable te gustará Berenguela.

Nuestro queso Berenguela conserva todo el sabor del Queso Tres Oscos, pero posee la mitad de grasa y un pequeño punto de sal que le hace ser muy apreciado. Es el queso ideal para nuestros tentempiés ya que encaja perfectamente en una dieta saludable, pero sin tener que renunciar al sabor de un gran queso.

Además, Berenguela en lonchas viene en un envase práctico con separador entre lonchas y con un sistema recerrable para una mejor conservación del producto que te permitirá proveerte de la ración justa y adecuada en cada ocasión.

¡Ah! Un último consejo… hidrátate todo el día. Bebe agua siempre que lo necesites (¡y cuando creas que no lo necesitas, también!). Es importante consumir unos dos litros al día.

 

Ya lo sabes, teletrabajando o no… ¡cuídate mucho!