Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para una mejor experiencia,

coloca el dispositivo en posición vertical.

Lo sentimos, nuestra web no funciona en versiones antiguas de Internet Explorer. Por favor, actualiza tu navegador o utiliza uno diferente.

30 de abril, 2021

La búsqueda de la excelencia: obtenemos la certificación ISO 50001:2018

 

En Industrias Lácteas Monteverde ponemos todo nuestro empeño en mantener y mejorar de forma continua la calidad del producto que ofrecemos, respetando las fórmulas tradicionales de fabricación que nos diferencian de la competencia, pero también incorporando los últimos avances tecnológicos del mercado y una sistemática de trabajo que mejore nuestro comportamiento energético e incremente el aprovechamiento de los recursos.


Extendemos esta calidad a la excelencia en el trato con nuestros clientes y a nuestro compromiso absoluto con la sostenibilidad económica, social y medioambiental de nuestro entorno, siendo este un aspecto fundamental para nosotros, dada la situación de nuestras instalaciones y nuestra conexión con el medio rural.


Desde siempre nos ha gustado definirnos por nuestros actos con respecto a los compromisos adquiridos. Hemos apostado por la diferenciación con la implantación de estándares o normas de gestión específicos que redundan en mejoras concretas en la fabricación de nuestros productos, en la seguridad de nuestros trabajadores y en el cuidado del entorno.


Prueba de ello es que recientemente hemos logrado llevar a cabo de forma exitosa la transición de nuestro sistema de gestión de la eficiencia energética ISO 50001:2011 a la nueva versión de la norma, la ISO 50001:2018.


La nueva Norma UNE-EN ISO 50001:2018, entre otras novedades, presenta un mayor enfoque al negocio, incluye el pensamiento basado en riesgos y da mayor importancia al análisis del contexto. Estas nuevas medidas nos permiten, además, llevar a cabo una planificación para la captación de datos que se hace extensible tanto al sector secundario y terciario como al transporte.


Industrias Lácteas Monteverde ha obtenido la certificación para las actividades de:


• Fabricación (filtración, almacenamiento en frío, pasteurización, fermentación, salado, pintado, maduración y loncheado en condiciones especiales de higiene).


• Envasado (al vacío o en atmósfera modificada) de queso de vaca, de cabra o mezcla.


Nuestra leche se procesa en unas modernas instalaciones ubicadas en Grandas de Salime. Todo el proceso de fabricación se encuentra totalmente automatizado y controlado informáticamente. Contamos con los últimos avances tecnológicos existentes en el mercado y con soluciones realmente innovadoras diseñadas a medida.


La recogida diaria de materia prima se efectúa directamente del ganadero a la fábrica y se realiza en la zona de Los Oscos, Grandas de Salime, Pesoz y Pola de Allande.


Para todo el proceso de fabricación y comercialización, contamos con una plantilla total de 50 personas, de las cuales, 35 realizan su trabajo en la planta de Grandas de Salime, hecho que añade un importante componente social, ya que es una zona carente de otro tipo de industrias.


Con esta nueva actualización, renovamos nuestros compromisos y nos reafirmamos en:


• El diseño, mantenimiento y mejora continua del sistema de gestión eficiente de la energía.


• La determinación de la línea de base energética.


• El diseño y seguimiento de la eficacia de las medidas de ahorro energético.


• El establecimiento e implementación de un plan de mejora de la eficiencia energética.


Desde Industrias Lácteas Monteverde apostamos por la protección del medio ambiente también mediante la gestión y minimización de residuos, la optimización de consumos de recursos naturales y materias primas y la prevención de la contaminación.

Estos sistemas permiten a la organización optimizar sus procedimientos y pautas de trabajo, incrementando el control sobre los mismos y minimizando, en la medida de lo posible, el consumo de recursos energéticos, evitando gastos superfluos o innecesarios.

Asimismo, orientan la actividad hacia el uso de fuentes de energía con un menor impacto, sustituyendo el uso de combustibles fósiles tradicionales por otros menos perjudiciales (como el gas natural licuado, considerado como el combustible fósil más limpio y menos contaminante).

Por otro lado, en el Plan Estratégico 2020-2023 nos marcamos como objetivo el uso de fuentes de energía renovable, como la energía solar, para lo que establecimos una acción estratégica concreta: la instalación de placas fotovoltaicas para suministrar energía al proceso productivo.

Formamos parte de los agentes contemplados para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Por ello, en Industrias Lácteas Monteverde no queremos limitamos a dar estos primeros pasos tan necesarios en la transición energética, sino que pretendemos ser motor y ejemplo de cambio. Muchos de los retos a los que nos enfrentamos, tales como el cambio climático, solo pueden resolverse desde una perspectiva global y promoviendo el desarrollo sostenible: unas metas comunes para proteger el planeta y garantizar el bienestar de todas las personas, metas que necesitan una implicación activa.

Una actividad sostenible es aquella que permite cubrir nuestras necesidades presentes, utilizando los recursos disponibles, pero sin comprometer las necesidades de futuras generaciones. Iniciativas que pretenden mejorar la vida de las personas y minimizar nuestro impacto en el entorno.

Desde los comienzos, este ha sido uno de los pilares que cimientan nuestro crecimiento. Desarrollar una forma de producción sostenible que genere oportunidad para las nuevas generaciones: un compromiso con el presente y el futuro.

Obtener la certificación de estas normas (que se han convertido en unos de los referentes mundiales de la certificación medioambiental) es la forma correcta de demostrar la responsabilidad de una empresa con el medioambiente. Nos ayudan a optimizar el uso de recursos y gestionar de forma eficaz el ciclo de vida de nuestros productos. Y, por supuesto, a lograr ese crecimiento sostenible en el que fraguamos nuestros valores.

¡Puedes consultar aquí́ todas nuestras certificaciones!