Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para una mejor experiencia,

coloca el dispositivo en posición vertical.

Lo sentimos, nuestra web no funciona en versiones antiguas de Internet Explorer. Por favor, actualiza tu navegador o utiliza uno diferente.

24 de septiembre, 2020

La vuelta al cole: almuerzos saludables

Volvemos por fin a las aulas. Empieza de nuevo el cole, este año cargado de incertidumbres y algunos miedos, pero también de mucha ilusión. Y por supuesto, para los papás y mamás, llega otra vez el momento de volver a planificar menús y preparar almuerzos y meriendas.

Hoy vamos a intentar aportar nuestro granito de arena en este aspecto y proporcionaros algunas alternativas saludables para que vuestros peques disfruten de lo lindo y vosotros sepáis que están creciendo sanos y fuertes.

Rompiendo moldes

Cualquier alimento puede ser un desayuno o un almuerzo, por tanto no es necesario reservar siempre algunos de ellos para según qué momentos del día. ¡Hay que atreverse a probar combinaciones nuevas!

Por otro lado, a pesar de que el bocadillo y la bollería son alimentos que siempre hemos asociado a la mochila del cole, podemos ir más allá y hacerlo, además, de forma divertida. La cocina está de moda y a los niños les encanta.

3 lácteos al día

Las principales etapas de crecimiento y desarrollo tienen lugar durante la infancia. El calcio es un nutriente imprescindible en esta fase por lo que los productos lácteos son un elemento básico en su dieta.

Y es que los lácteos se encuentran en la base de la pirámide nutricional y, en un contexto alimenticio equilibrado, contribuyen a mantener un hábito de consumo saludable.

Si añadimos un producto lácteo a una de las ingestas que tienen lugar normalmente en el cole (almuerzo, comida o merienda) estamos asegurando que junto al desayuno y la cena ya tenemos las tres raciones recomendadas.

Nuestra contribución a la causa: el queso

El queso cumple con todos los requisitos mencionados: equivale a una de las raciones de lácteos, es fácil de preparar, y marida con prácticamente cualquier ingrediente.

Nosotros os proponemos nuestro Queso Tres Oscos en distintas variedades: en lonchas (incluido el sin lactosa para intolerantes), el cremoso (¡les encanta!) o el semicurado cortado en taquitos.

A algunos niños, ya en edades tempranas, les gustan los sabores más intensos, por lo que podemos incluir también nuestro Queso mezcla semicurado Asunción cortado a dados.

Además, podemos combinarlo con un montón de productos diferentes: queso con nueces, queso con colines, queso con uvas, queso con manzana, queso con jamón en nuestro sándwich.... ¡y hasta con chocolate negro!

Ideas para llevar el cole (¡además del queso!)

Os vamos a añadir ahora una lista de ideas para que podáis combinarlas como más os guste... ¿Vamos allá?

Frutos secos: Sus ácidos grasos resultan vitales para la formación de las membranas celulares. No contienen colesterol y la fibra contribuye a un buen tránsito intestinal.

Una loncha de jamón: La mayoría de nutricionistas recomiendan únicamente el jamón serrano o el queso en estos casos, evitando así aditivos como los azúcares, la sal o la fécula de patata.

Una tortilla: Podemos optar por cualquier variedad, incluidas las de setas o verduras. Eso sí, mucho mejor en invierno que en verano ya que hay que tener cuidado con el huevo y la temperatura.

Tiras de zanahoria y tomates cherry: ¿Te parece imposible? Haz la prueba y verás. Los vegetales pueden ser divertidos y un estupendo tentempié.

Encurtidos: Sus beneficios para los niños son desconocidos pero muy importantes: refuerzan el sistema inmunológico, son un bactericida natural, previenen la aparición del colesterol y son super ricos en vitaminas y minerales. ¡Además comen verdura sin saberlo!

Repostería casera: ¿Qué tal preparar unas magdalenas o un bizcocho en familia el domingo por la tarde? Se conservan estupendamente durante toda la semana. Hay miles de recetas bajas en azúcar en la red.

Barritas de cereales: Las podemos encontrar en el mercado, pero mucho mejor hacerlas en casa con copos de avena, miel, siropes, frutos secos, arroz hinchado y hasta un poco de chocolate.

Fruta: La pieza entera y lavada, como toda la vida. También podemos optar por meter en un recipiente frutos del bosque tipo fresas, frambuesas, arándanos o moras.

¿Y el pan? Pues es importante apostar siempre por un pan de calidad, a ser posible de fermentación lenta (masa madre) y sin una gran concentración de azúcares. Una buena inversión es comprar una panificadora y hacerlo en casa.

Y ahora algunos trucos infalibles...

  • -  Implicar a los peques en la preparación.

  • -  Variar, para no caer en el aburrimiento.

  • -  Introducir paulatinamente sabores nuevos.

  • -  Usar envases divertidos ;)

Esperamos que después de leernos hayáis cogido algunas ideas para empezar con la preparación de almuerzos y meriendas.

Rico y saludable... ¡ese es el lema!