Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para una mejor experiencia,

coloca el dispositivo en posición vertical.

Lo sentimos, nuestra web no funciona en versiones antiguas de Internet Explorer. Por favor, actualiza tu navegador o utiliza uno diferente.

Con la imagen de los Oscos como símbolo, Industrias Lácteas Monteverde, S.A. inició sus actividades en 1970. En la actualidad, la fórmula sigue siendo la misma aunque el proceso ha ido evolucionando tecnológicamente equiparando al de las modernas fábricas europeas.

A finales de los años 60, uno de los socios fundadores, D. Abilio Garrido, ensayaba en su casa de Grandas de Salime distintas fórmulas para hacer queso, pensando que si tuviera recursos suficientes para fabricar 100 ó 200 quesos a la semana podría ganarse la vida. Otra persona en Villanueva de Oscos, D. Enrique López, iniciaba el proyecto de una ganadería lechera, importando de Dinamarca 25 cabezas de raza frisona, contratando con una industria gallega la recogida de la leche de su ganadería y de otras de la zona.

D. Enrique pensaba que cuando llegara la electrificación a Los Oscos, se podría hacer una instalación propia en Villanueva para transformar la leche de la propia ganadería en quesos o en otro producto.

Los Sres. Garrido y López, nunca habían oído hablar uno del otro, pero en Villanueva D. José Antonio González, amigo común de ambos y conocedor de sus inquietudes, tiene la idea de presentarles para plantear una unión de fuerzas que fuera interesante para todos. Tras una primera reunión, deciden comenzar con 500 litros diarios a modo de prueba. D. Enrique López brinda todo el apoyo económico con la condición de que la fábrica se llevara a Villanueva de Oscos tan pronto fuera realidad la electrificación por la que él mismo estaba haciendo activas gestiones.

Con un mínimo capital inicial se alquila un garaje en Grandas, se propone la marca “TRES OSCOS” y se marca desde el principio la filosofía básica de que, por encima de todo, se ha de ofrecer siempre un producto de la máxima calidad y un comportamiento riguroso de seriedad y cumplimiento estricto de los compromisos que la empresa pueda adquirir en asuntos sociales, económicos o comerciales.

El 31 de diciembre de 1979 los socios deciden constituirse en sociedad anónima, continuando desde entonces una constante marcha ascendente dentro de las alternativas y vicisitudes coyunturales que en este sector se producen.